109 Circunspección. Hacerse cargo de las circunstancias que van a rodear a la obra de arte. A la hora de pintar un cuadro es muy importante saber el punto de vista desde donde lo vamos a ver habitualmente. No es lo mismo pintar un cuadro para un sitio elevado que para uno que está a la altura de los ojos. Trabajar minuciosamente un cuadro cuando no se puede apreciar desde lejos, es trabajar casi en balde. Rembrandt es un buen ejemplo de saber hacer; tiene cuadros hiperrealistas, en pequeño formato y más abocetados para grandes superficies.
También es bueno saber la luz que le va a dar al cuadro. Una pintura sólo tiene sentido cuando le da la luz. Una luz precisa  y bien orientada potencia muchísimo el lienzo; y por supuesto lo que rodea al cuadro también es de vital importancia. Acertar con el marco adecuado en el color, que contraste, que ayude al cuadro, que no distraiga, etc. 


.

Posted in . Bookmark the permalink. RSS feed for this post.

Search

Swedish Greys - a WordPress theme from Nordic Themepark. Converted by LiteThemes.com.