102 Se le atribuye a Santo Tomás la contestación que le dio a uno que le preguntaba si convenía elegir para prior a cierto Religioso que era muy santo, o a otro que era muy sabio, o a otro que era prudente. Respondió él: El santo, que ruegue por nosotros; el sabio que nos enseñe; el prudente que nos gobierne.

El sabio tiene un intelecto especulativo o teórico y el prudente un intelecto práctico. Muchos sabios teorizan y teorizan pero no saben poner en práctica sus conocimientos... el prudente sí.
Si nos llevamos esto al Arte, el prudente es el artista que pone por obra... que sabe hacer; y el filósofo se queda sólo en las ideas y no sabe hacer. Muchos artistas modernos tan solo son filósofos porque o bien no saben poner por obra lo que piensan - y tienen que poner siempre al lado de su cuadro una cartel con explicaciones diciendo lo que ha querido decir con la imagen - o simplemente no hacen, como el señor Duchamp que cambia de significado un urinario que él no ha hecho.

"El artista es un intelectual que obra" decía Maritain.



.

Posted in . Bookmark the permalink. RSS feed for this post.

Search

Swedish Greys - a WordPress theme from Nordic Themepark. Converted by LiteThemes.com.