146 La contemplación exige nuestra atención. Te transcribo unas palabras clarificadoras de Aristóteles sobre el asunto: "Actividades específicamente distintas producen placeres específicamente distintos, que no pueden experimentarse unidos. Así, el aficionado a la literatura es incapaz de prestar atención a una conversación si está leyendo. De hecho, cuando disfrutamos mucho de algo, no hacemos a la vez otra cosa. Por eso, los que comen golosinas en el teatro lo hacen sobre todo cuando los actores son mediocres." Ética a Nicómaco.  

Dos reflexiones se me vienen a la cabeza sobre este texto. La primera es la que dice que: dos placeres específicamente distintos no pueden experimentarse unidos. Esto va para todos los artistas multidisciplinares, amalgamados y transversales como los perfomance que a la vez que actúan (hacen teatro), pintan. Con lo cual no se sabe lo que hacen, están divididos. No sabes a que rey servir, es como escuchar dos músicas enteramente distintas a la vez... produce desazón. 

La segunda es sobre los que comen golosinas en el teatro. En nuestros días serían las palomitas en el cine... Aristóteles les echa la culpa a los actores mediocres pero yo pienso más bien que el que come palomitas es porque se entera poco de la función. Las palomitas distraen la atención de lo que se está contemplando. Aunque si hay poca sensibilidad, en realidad no se está contemplando nada y por lo menos el elemental sentido del gusto lo calman. 




.

Posted in . Bookmark the permalink. RSS feed for this post.

Search

Swedish Greys - a WordPress theme from Nordic Themepark. Converted by LiteThemes.com.